text.skipToContent text.skipToNavigation

Últimos preparativos de Sebastian Kienle para la final del IM Hawái

En el mundo del triatlón, el campeón de Kona en 2014 es sin duda uno de los atletas más meticulosos a la hora de entrenar. Planifica cada sesión de entrenamiento a la perfección y luego la analiza con su entrenador Lubos Bilek para ver si existe el más mínimo margen de mejora. ¿Te gustaría saber cómo vive Sebastian Kienle las semanas previas al IM Hawái que se disputa en la Isla Grande?

Esta es su sexta participación en Kona y siempre es fiel a su eslogan: “si una cosa funciona, es mejor no cambiarla”. Por eso siempre llega a la isla 5 semanas antes de la prueba. No solo es un entorno de entrenamiento perfecto, sino que además puede adaptarse a las condiciones especiales de esta carrera y al huso horario; merece la pena llegar a la Isla Grande con suficiente antelación.

“Me encanta estar aquí unas semanas antes de la prueba, el ambiente es muy tranquilo y no hay apenas atletas”, comentó Sebastian Kienle. “El tiempo de descanso que paso aquí me sienta muy bien, sobre todo este año que me acompaña mi mujer. Me gusta disfrutar de un buen café por la mañana después del entrenamiento con vistas al mar, y luego cenar también con vistas al mar. Creo que me ayuda a sentirme a gusto y concentrarme en las últimas semanas de preparación.” 



Siempre viaja con él su entrenador, Lubos Bilek. El checo sigue cada sesión de entrenamiento de su protegido en la Isla Grande y también sabe qué hacer para que esté entretenido o para que deje de pensar en el triatlón.

“Después de cada entrenamiento es esencial relajarse y pensar en otras cosas que no sean solo triatlón. Por ejemplo, en la semana de la carrera vamos al cine una tarde. Este año también hemos tenido la suerte de que su mujer puede acompañarlo. Todo eso ayuda a Sebastian a pensar en otras cosas aparte del triatlón”, comenta Lubos.  


“No se puede ganar la carrera en la semana anterior, pero sí se puede perder. Por la mañana hay muchos deportistas que corren por Alii Drive a un ritmo que parce que van a superar a Jan Frodeno o a Sebastian Kienle el día de la carrera. Hay muchos atletas que dedican la última semana a arruinar sus opciones.” 


Su entrenador piensa que muchos atletas, sobre todo los que compiten en categorías por edades, entrenan con demasiada intensidad los días antes de la carrera y llegan ya agotados a la línea de salida.

“El trabajo más duro hay que hacerlo antes de la semana anterior, en los días previos es imposible mejorar la forma física. La clave está en saber demostrar todo mi potencial en el día X, y ahí lo más importante suele ser una recuperación óptima”, concluye Lubos. 


Crédito de las fotos: Korupt Vision