Usamos cookies para asegurarse que le damos la mejor experiencia en nuestra página web. Si sigue visitando nuestra página, estará aceptando que los usemos. Para aprender mas sobre cookies, por favor haga clic  AQUÍ.

Son ya cinco los veranos que llevo practicando el ciclismo de montaña como complemento del esquí en invierno.  Me gustan las ventajas del entrenamiento cruzado y la sensación de volar por los descensos aullando y gritando con buenos amigos.  ¡Me lo paso en grande! 

El verano pasado, el director de cine Eric Gonzalez y yo grabamos nuestro primer vídeo, una ruta circular puerta a puerta en la espectacular red de caminos de  Rossland BC’, Canadá.

Este verano nos sentíamos inspirados para realizar otro proyecto, con el mismo planteamiento de ruta circular, pero con un enfoque algo diferente.

El proyecto nos llevó a uno de los lugares más pintorescos de Canadá:  Revelstoke, BC. El paisaje de  Revelstoke está dominado por una cordillera de altura alpina y el pueblo está repleto de locos en una forma física increíble que se consideran adictos a lo alpino.  No hace falta decir que era el lugar perfecto para nuestro proyecto; además, es una zona que conozco bien, porque me paso el invierno esquiando por esas montañas.

Un amigo nos ofreció un remolque con caravana para el viaje, cargamos el equipo y nos dirigimos a Revy por carretera. Íbamos cargados hasta los topes.

Llegamos a Revy y nos dirigimos al Norte, hacia Mica Creek, acampamos junto a lo que en otros tiempos fue el lecho del río Columbia y ahora es un lago sereno tras la construcción de una presa.  Un lugar espectacular.

Durante la semana siguiente, dedicamos cada día 10 horas a trabajar en el proyecto.  Cada día, subíamos en coche por una carretera de leñadores durante una hora, hasta llegar al borde del bosque, donde ya nos subíamos a la bici para explorar el paisaje alpino y nos poníamos manos a la obra. 

Mientras grabábamos todas las tomas que necesitábamos en el camino, empecé a fijarme en las cumbres alpinas que se veían a lo lejos.  Sentía la llamada de las alturas, así que no dudé en echarme la bici al hombro y empezamos a subir y grabar el ascenso hasta la arista, con algunas tomas espectaculares por el camino.  Cuando alcanzamos la arista, el paisaje de fondo era impresionante; ¿será más verde la hierba al otro lado de la montaña?  

El descenso desde la cima fue increíble,  bajar en freeride puro—, por piedras donde parece imposible pasar con la bici, derrapando en terraplenes y rodando por dulces praderas alpinas.  Hoy en día, con una bici se puede ir prácticamente a cualquier parte. 

En los días de descanso, Eric y yo bajábamos al pueblo y nos pasábamos el día en la cafetería editando imágenes, preparando el guión con las imágenes que teníamos, y viendo si nos faltaba alguna toma que tuviéramos pendiente de rodar.  

Llevo editando vídeos desde la infancia, he ido creciendo, y he cambiado la forma de afrontar los proyectos.  Me he ido alejando del concepto clásico de montaje y aspiro a crear vídeos como a mí me parece que deben ser.  

Para mí, un montaje es una serie de tomas con música, sin necesidad de seguir un guión ni una historia, simplemente una recopilación o un revuelto de cosas, digamos.  Un vídeo puede tener una audiencia más amplia, cada toma va conectada con la anterior, inspira ideas en los espectadores y, en última instancia, puede aportar un nuevo sentido a tu vida.  Un vídeo llega al espectador de principio a fin, recorriendo el espacio y el tiempo.