text.skipToContent text.skipToNavigation
 Usamos cookies para asegurarse que le damos la mejor experiencia en nuestra página web. Si sigue visitando nuestra página, estará aceptando que los usemos. Para aprender mas sobre cookies, por favor haga clic  AQUÍ.

RESUMEN



Salir con la bicicleta en invierno puede ser maravilloso. Lo habitual es que haya menos tráfico, tenemos tiempo para descubrir rutas nuevas y vivir aventuras, y montar en bicicleta sigue siendo un placer, como durante el resto del año.

A la hora de montar en invierno, está claro que el factor más importante es, por supuesto, la ropa que utilizamos. Si utilizas ropa térmica, impermeable y que proteja del viento, puedes mantenerte seco y abrigado: ¡tendrás que buscarte otra excusa para no salir con la bicicleta cuando haga frío!

A continuación te damos unos cuantos consejos para que escojas la ropa de ciclismo adecuada para los meses más fríos.



1. Usar varias capas finas da mejor resultado que una sola capa gruesa: ¡juega con las capas!

Cada capa tiene una función; en lugar de dejar que las inclemencias meteorológicas limiten tus posibilidades, ahora es fácil adaptarse al entorno simplemente añadiendo  o quitando capas, según sea necesario.  La “capa base ” (en contacto con la piel) te abriga frente al frío, mientras que la “capa exterior” o membrana te protege del viento y la lluvia. 


LA CAPA BASE ES LA QUE SE ENCARGA DE MANTENERTE SECO

El primer paso para estar cómodo al aire libre en invierno es mantenerte seco. La primera capa está en contacto directo con la piel, regula la temperatura del cuerpo y te mantiene seco. Sirve cualquier fibra sintética que absorba la humedad (por ejemplo, poliéster, o nailon/spandex). El algodón se empapa con el sudor y lo mantiene pegado a la piel: es mejor evitarlo.

La capa más importante es la que va sobre la piel. Cuanto menos tiempo tarde en evacuar la humedad de la piel, mejor se regulará la temperatura corporal.

Nuestra capa base favorita utiliza tejido Core Windstopper en la parte delantera y en los hombros para que estés seco y cómodo todo el día:


LA CAPA INTERMEDIA/AISLANTE OFRECE CONFORT Y ABRIGO

La capa intermedia, o capa aislante, te proporciona el abrigo necesario para estar al aire libre cuando hace frío. La capa aislante ayuda a retener el calor que produce tu cuerpo, ya que atrapa el aire y lo deja pegado al cuerpo. Ayuda además a facilitar la transferencia de la humedad, que se absorbe desde la capa base hasta la capa exterior.

Hay tejidos aislantes naturales y sintéticos que te permiten sentirse a gusto a una temperatura confortable, del estilo del forro polar. Se trata de tejidos de urdimbre muy ceñida, suelen ser microfibras que atrapan el aire, presentan propiedades aislantes y absorbentes y, además, son ligeras.

La capa intermedia es la que permite más posibilidades, ya que se pueden añadir o quitar prendas a tu gusto.

Encuentra tus capas intermedias aislantes perfectas para disfrutar de la temperatura con la que más a gusto te sientas.


LA CAPA EXTERIOR OFRECE AISLAMIENTO Y PROTECCIÓN FRENTE A LOS ELEMENTOS

La capa exterior sirve para protegerte frente a los elementos, y suele ofrecer un equilibrio entre resistencia al agua, resistencia al viento y transpirabilidad.

¿Qué significa todo esto? La capa exterior debería tener propiedades de transpirabilidad que permitan evacuar la humedad, además de ofrecer protección contra la entrada de agua o viento.

A la hora de vestir por capas, es mejor que la chaqueta quede un poco holgada para permitir una circulación óptima del aire y la humedad y así estés cómodo en todo momento. Cerciórate de elegir un ajuste que tenga un corte más largo por la espalda para que vayas protegido mientras montas. También es importante elegir una chaqueta con cremallera integral por delante y solapa interior que proteja del viento para facilitar la regulación de la temperatura.

Para los apasionados del ciclismo de carretera, recomendamos nuestra cazadora con protección frente al viento en la parte frontal, las mangas y la zona dorsal. Es una prenda imprescindible para estar cómodo frente a todo tipo de inclemencias meteorológicas:

Para los ciclistas de montaña, la cazadora ideal para salir cuando hace frío incluye el aislante PrimaLoft:


¿CÓMO PUEDES SABER SI HAS ELEGIDO LA ROPA ADECUADA?

  • Si te quedas helado nada más salir a la calle (no solo la cara, sino también el tronco, debajo de la camiseta), significa que no llevas suficiente abrigo y probablemente no llegarás a calentarte. ¡Vuelve para casa y ponte otra capa más!
  • Si estás en el exterior mientras te preparas para empezar a montar y te sientes ya abrigado, estarás empapado en cuanto hagas unos kilómetros.
  • Si tienes un poquito de fresco cuando por fin empiezas a pedalear, significa que vas perfectamente equipado y que te calentarás en pocos minutos.

El principio de vestir por capas puede adaptarse a medida de tus necesidades de aislamiento. Cada uno tenemos diferencias en complexión, temperatura, y ejercicio físico favorito: por eso, es posible que tengas que hacer varias pruebas hasta dominar la técnica de vestir por capas. Lo único imprescindible en todo caso es que consigas un equilibrio entre mantenerte abrigado y seco y permitir la circulación del aire.


2. Lo más importante en invierno: Protege las extremidades

No te olvides de protegerte las extremidades contra las temperaturas bajas con los accesorios correspondientes: guantes, gorro, pasamontañas, cubrepunteras, cubrebotas, etc. La cabeza, las manos y los pies tienden a enfriarse y dejan escapar gran cantidad de calor. Una vez más, es casi imposible abrigarse solamente en función de la actividad física que se realice.


PROTEGE LA CABEZA FRENTE A LOS ELEMENTOS

Se acerca la temporada de ciclismo con frío, y es esencial preparar un conjunto de ropa y accesorios abrigados y cómodos para la cara, la cabeza y las orejas. Una simple cinta para la cabeza por debajo del casco suele ser suficiente la mayoría de los días. Si hace mucho más frío, es posible que necesites protegerte mejor con un pasamontañas que te proteja la cabeza, las orejas, el cuello, la barbilla y la boca, pero que deje expuesta la nariz. Aunque es más delgado que un gorro de forro, en realidad abriga más gracias a su resistencia al viento y a su cobertura adicional.

Los días de frío extremo, el pasamontañas puede sustituirse por un gorro de forro ligero resistente al viento y una máscara protectora de neopreno.

Importante: el gorro tiene que ser suficientemente fino para caber debajo del casco.

Aquí puedes encontrar un gorro, un pasamontañas o una cinta para la cabeza:


MANTÉN LAS MANOS ABRIGADAS: elige los guantes de ciclismo para invierno adecuados

Los dedos tardan en enfriarse mucho menos que otras partes del cuerpo, de ahí la importancia de tener un buen par de guantes para que sea más llevadero montar cuando haga frío.

La temperatura puede ser un factor engañoso a la hora de elegir un par de guantes. Es importante consultar el factor de sensación térmica para tener una idea de cuánto frío puedes llegar a pasar. Si en tu zona hace mucho viento, busca unos guantes de invierno fabricados en material cortavientos en su parte frontal. Si vives en un lugar con mucha lluvia, elige unos guantes impermeables, ya que ni el guante más abrigado del mundo te permitirá estar cómodo si está empapado de agua.

Si los guantes son demasiado ajustados, te cortarán la circulación; es importante que se ajusten correctamente. También puedes ponerte unos guantes de quirófano desechables debajo de tus guantes normales para estar más abrigado, ya que permiten crear una capa de vaho adicional entre la piel y el frío.

Aquí puedes ver unos cuantos guantes para el invierno:


PIES FRÍOS: ¿NECESITO UNAS ZAPATILLAS ESPECÍFICAS PARA MONTAR EN INVIERNO?

También puede ser complicado mantener abrigados los dedos de los pies, incluso más difícil, ya que, a diferencia de las manos, los dedos de los pies no pueden moverse mientras pedaleas.

Los cubrebotas son fáciles de poner y funcionan muy bien cuando hace frío y llueve. Otra buena opción son unas zapatillas con aislante.

Tienes dos opciones:

  • Puedes seguir con las mismas zapatillas y utilizar unos calcetines abrigados, cubrepunteras y cubrebotas. Son fáciles de poner y dan muy buenos resultados cuando llueve y hace frío.
  • Puedes ponerte unas zapatillas con aislante. Son una opción magnífica para las condiciones más exigentes

Aquí, el ajuste también es esencial: si las zapatillas quedan holgadas en la zona de los calapiés o por el tobillo, lo más probable es que entre agua.

Si prefieres seguir con las zapatillas que ya tienes, échale un vistazo a nuestras protecciones para calzado de invierno. Si buscas unas zapatillas concretas, es mejor optar por unas que tengan membrana de Gore-Tex:


3. Cómo ver y ser visto

En esta época del año, la visibilidad es deficiente, los días son más cortos y más oscuros. El riesgo de sufrir lesiones aumenta durante los meses de diciembre y enero. Actúa con precaución y haz todo lo que puedas para ver y para que te vean.


ELIGE LAS GAFAS DE SOL ADECUADAS

Aunque haga frío, eso no quiere decir que puedas olvidarte de las gafas de sol. Es más: si tienes un modelo con cristales desmontables, puede venirte muy bien para el invierno.

Muchas gafas de sol incluyen cristales transparentes o amarillos que mejoran la visión en entornos con poca luz, y además impiden que la lluvia te llegue a los ojos, una ventaja importante si utilizas lentes de contacto.

Un par de cristales transparentes bloquea el viento y te protege la vista y los ojos. También contribuyen a que no pases frío en la piel que rodea a los ojos.

Y, además, en los días de máxima claridad, el sol brilla casi tanto como en verano y está mucho más bajo en el cielo, así que es posible que también tengas que echar mano de unos cristales más oscuros.


DESTACA PARA QUE TE VEAN

Los días son ahora más cortos; por eso es muy importante que te vean. Asegurarte de que los demás usuarios de la carretera te ven a ti y a tu bicicleta fácilmente es el aspecto más importante de todo el equipamiento. Por eso es importante utilizar el color en el equipamiento de ciclismo.

Pon más color con accesorios, luces y reflectantes en guantes, casco y zapatillas. Si llevas mochila, elige un modelo de colores luminosos con elementos reflectantes.

Échale un vistazo a nuestra ropa de ciclismo para todas las estaciones:



Ahora que ya sabes todo lo necesario para ir bien vestido con la ropa de ciclismo adecuada para el invierno y disfrutar de tus salidas favoritas con la bicicleta también en los meses más fríos:

¡A pedalear!