Usamos cookies para asegurarse que le damos la mejor experiencia en nuestra página web. Si sigue visitando nuestra página, estará aceptando que los usemos. Para aprender mas sobre cookies, por favor haga clic  AQUÍ.

Por qué deberías montar frenos de disco para carretera


Cuando se habla de bicicletas de carretera, pocos temas levantan tanta polémica como el debate entre frenos de disco o los más clásicos frenos de llanta. Por eso queremos incidir en los pros y los contras de los dos sistemas.


Los frenos de disco se utilizan en diferentes medios de transporte desde hace mucho tiempo, pero han tardado en incorporarse al ciclismo de carretera. Por eso, muchos ciclistas se preguntan por qué utilizar frenos de disco si los frenos de llanta han venido funcionando bien hasta ahora. Para responder a esta pregunta, lo mejor es recurrir a un ejemplo de MTB. Antes no necesitabas una tija ajustable tipo dropper en tu bicicleta de trail, pero ahora que la llevas montada, ¿volverías a las tijas anteriores? Probablemente no. Algo que parecía “accesorio” de primeras ha acabado convirtiéndose en necesario y su aceptación es universal.


Son muchos los que olvidan que hace unos 20 años se cuestionaba el uso de frenos de disco en las bicicletas de montaña. Hoy en día, es raro ver otro tipo de frenos en trail. No siempre resulta fácil cambiar las cosas, pero si es para mejorar, no hay motivos para seguir haciendo lo mismo de siempre. Antes de formarnos una opinión, vamos a analizar los dos sistemas para ver sus puntos fuertes y sus debilidades.


Potencia de frenado

La potencia de frenado de los frenos de disco es notablemente superior a la de los de llanta, lo que permite al ciclista aplicar menos fuerza a la maniqueta para detener la bicicleta. El resultado es una menor fatiga muscular en las manos, un control superior y una mejora de la seguridad.


Modulación

La modulación de los frenos de disco es notablemente superior a los de llanta; es decir, es más fácil medir la potencia de acoplamiento necesaria para desplazarte a la velocidad deseada. Con los frenos de disco también es menor la probabilidad de bloquear las ruedas, ya que contar con una modulación mejor ayuda a jugar muy cerca de la fina línea que separa la potencia de frenado máxima y el bloqueo de la rueda.


Seguridad

Los frenos de llanta pierden muchísimas prestaciones sobre piso mojado, mientras que los frenos de disco ofrecen un funcionamiento constante y regular en todo tipo de condiciones. Además, con los frenos de disco te podrás olvidar del temor a que se rompa la llanta o se pinche la rueda por sobrecalentamiento en los descensos más largos. Dado que no tienes que preocuparte de dejar espacio para las pinzas, las bicicletas de carretera equipadas con frenos de disco pueden montar cubiertas de mayor volumen y llantas más anchas que mejoran la tracción cuando se rueda por pisos mixtos. Varios estudios recientes han demostrado que el riesgo de lesión de un ciclista que utiliza frenos de disco es mínimo.


Peso

Los frenos de llanta siguen siendo más ligeros que los de disco. Un conjunto de freno de disco suele pesar unos 120 g más que su equivalente para llanta. Pero la diferencia no tiene que ser tan notable, como se demuestra en la nueva Foil Disc, que pesa solo 45 g más que la Foil con frenos de llanta. Además, el grupo para freno de disco pesa alrededor de 200-250 g más que el de unos frenos de llanta de la misma categoría.


Aerodinámica

Siempre se ha considerado que los frenos de disco son ligeramente menos aerodinámicos que los de llanta. Las nuevas bicicletas con frenos de disco, como la Foil Disc, demuestran que la integración de las pinzas en el diseño del cuadro puede incluso reducir un poco la resistencia aerodinámica por encima de un ángulo de incidencia de ± 10 respecto a la solución equivalente en frenos de llanta. En un ángulo de incidencia que sea alto y negativo, la configuración de frenos de llanta genera una resistencia aerodinámica ligeramente inferior.


Mantenimiento

Los dos sistemas de frenado requieren cierto mantenimiento periódico para ofrecer unas prestaciones óptimas. En general, cambiar las pastillas de freno es una operación más sencilla y rápida en los frenos de disco, ya que, a diferencia de los frenos de llanta, no es necesario alinearlas. Sin embargo, el riesgo de que las pastillas rocen es más probable en los frenos de disco. La distancia libre entre el disco y las pastillas es mínima, por lo que se recomienda utilizar un eje pasante en las bicicletas equipadas con frenos de disco a fin de evitar este problema.


Durabilidad

La vida útil de las ruedas que montan frenos de disco suele ser superior a las que montan frenos de llanta, ya que las llantas no sufren desgaste por fricción o sobrecalentamiento. Una llanta desgastada puede presentar un peligro importante si se rompe mientras se rueda a gran velocidad. Esto no puede suceder en los frenos de disco, ya que no se utilizan las llantas para la frenada.


Posibles mejores futuras

El diseño de las ruedas probablemente cambiará a medida que se impongan los frenos de disco, ya que las llantas dejarán de utilizarse para frenar. Como consecuencia de esto, las llantas tipo clincher podrán diseñarse para ofrecer prestaciones más aerodinámicas y serán más ligeras, lo que mejorará la aceleración de la bicicleta. Las bicicletas de carretera montarán cubiertas más grandes. Es fácil montar cubiertas de 28-30 mm en las bicicletas con frenos de disco, lo que mejora la resistencia a la rodadura, el agarre y la comodidad en comparación con las de 23 o 25 mm. Los frenos de disco son relativamente nuevos y se prevé que el diseño pueda adaptarse para que sean mucho más ligeros.


La seguridad es la mayor ventaja de las bicicletas de carretera con frenos de disco. Sin embargo, los frenos de disco no solo mejoran la seguridad; la velocidad y las prestaciones dependen de la aerodinámica, pero la eficacia de la frenada también puede contribuir a aumentar la velocidad. Por eso nadie se sorprendió cuando Romain Kreuziger se impuso en la Ötztaler 5500, la carrera profesional con mayor desnivel de carrera, a bordo de una bicicleta con frenos de disco (la Addict RC Disc).

Creemos que es importante mejorar la seguridad de los ciclistas, y los frenos de disco pueden contribuir a ello sin sacrificar las prestaciones generales de una bicicleta. Mejores frenos, mejor aceleración y ruedas más aerodinámicas: todo eso compensa el mínimo peso adicional de los frenos de disco.